Design Thinking: Crea productos innovado ...

Design Thinking: Crea productos innovadores con esta metodología

Mar 08, 2023

¡Bienvenidos a todos!

Hoy hablaremos de la metodología de Design Thinking, una herramienta de innovación que ayuda a resolver problemas complejos de manera creativa.

Esta metodología se ha convertido en una práctica muy popular en el mundo de los negocios y la innovación, gracias a su enfoque centrado en el usuario y la resolución de problemas.

Historia de Design Thinking.

El concepto de Design Thinking fue introducido en la década de 1960 por Robert McKim, un profesor de diseño en la Universidad de Stanford. Sin embargo, fue en la década de 1990 cuando la metodología comenzó a ser más reconocida, gracias a la empresa de diseño IDEO. IDEO se convirtió en un líder mundial en la aplicación de Design Thinking en los negocios y fue una de las primeras empresas en aplicar esta metodología a la resolución de problemas en el diseño de productos y servicios.

¿Qué es Design Thinking?

Design Thinking es una metodología de innovación centrada en el usuario, que se utiliza para resolver problemas complejos de manera creativa. La metodología se divide en varios pasos que involucran la investigación y el análisis de las necesidades del usuario, la creación de soluciones innovadoras y la iteración de esas soluciones.

La metodología Design Thinking consta de cinco fases:

  1. Empatía: Comprender las necesidades de los usuarios, sus deseos, expectativas y experiencias a través de la investigación y la observación.

  2. Definición del problema: Definir claramente el problema a resolver y establecer los objetivos para abordarlo.

  3. Ideación: Generar ideas para resolver el problema y seleccionar las más viables.

  4. Prototipado: Crear prototipos de las soluciones seleccionadas y ponerlas a prueba.

  5. Evaluación: Evaluar el éxito de las soluciones y hacer mejoras.

Ejemplo práctico de Design Thinking

Para entender mejor cómo funciona Design Thinking, veamos un ejemplo práctico. Imagina que eres un empresario que desea lanzar un nuevo producto al mercado, pero no sabes exactamente cuál es el problema que deseas resolver. Para aplicar Design Thinking en este caso, deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Empatía: Realiza investigaciones y estudios de mercado para conocer las necesidades, deseos y expectativas de tu público objetivo.

  2. Definición del problema: Establece claramente cuál es el problema que deseas resolver y cuáles son los objetivos a alcanzar.

  3. Ideación: Genera diferentes ideas y soluciones para resolver el problema, utilizando técnicas de lluvia de ideas, mapas mentales y otras herramientas de ideación.

  4. Prototipado: Selecciona las soluciones más viables y crea prototipos para ponerlas a prueba con usuarios reales.

  5. Evaluación: Evalúa el éxito de las soluciones y realiza mejoras para optimizar el producto.

Acá te doy otro ejemplo práctico para una mejor comprensión de esta metodología.

Por ejemplo, imaginemos que queremos diseñar una aplicación para ayudar a las personas a encontrar y reservar lugares para hacer deporte en su ciudad. Siguiendo la metodología Design Thinking, podríamos seguir los siguientes pasos:

  1. Empatizar: Primero, deberíamos hablar con personas que practican deporte regularmente en la ciudad y entender sus necesidades y frustraciones en cuanto a la búsqueda y reserva de lugares deportivos. También podríamos hablar con dueños de instalaciones deportivas para entender su perspectiva y desafíos en cuanto a promocionar sus servicios.

  2. Definir: Después de entender las necesidades y desafíos de los usuarios y dueños de instalaciones deportivas, podríamos definir el problema central que queremos resolver con nuestra aplicación: la dificultad de encontrar y reservar lugares deportivos de forma fácil y eficiente.

  3. Idear: En esta etapa, generamos ideas creativas para resolver el problema definido. Podríamos hacer una tormenta de ideas en equipo o individualmente, y luego filtrar las mejores ideas para desarrollar prototipos.

  4. Prototipar: Aquí es donde empezamos a crear prototipos de nuestra aplicación. Podríamos hacer maquetas en papel o utilizar herramientas digitales para crear diseños interactivos y prototipos funcionales.

  5. Testear: Finalmente, mostramos nuestros prototipos a los usuarios y recibimos sus comentarios para iterar y mejorar el diseño de nuestra aplicación. Podríamos hacer pruebas con un grupo reducido de usuarios para identificar posibles problemas y oportunidades de mejora.

Siguiendo estos pasos, podríamos crear una aplicación de búsqueda y reserva de instalaciones deportivas que satisfaga las necesidades de los usuarios y dueños de instalaciones deportivas. Por ejemplo, podríamos incluir funciones como la posibilidad de ver fotos y comentarios de otros usuarios sobre las instalaciones, la opción de reservar en línea y la integración con calendarios personales para recordar las reservas realizadas. Todo esto, gracias a la metodología Design Thinking, que nos permite diseñar soluciones centradas en el usuario, iterar y mejorar constantemente en función de sus necesidades.

En resumen, Design Thinking es una metodología de innovación centrada en el usuario que se utiliza para resolver problemas complejos de manera creativa.

Su enfoque en la empatía y la iteración hace que sea una herramienta valiosa para cualquier negocio que desee innovar y resolver problemas de manera efectiva.

¿Has utilizado Design Thinking en tu negocio?

¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

Enjoy this post?

Buy Juan Carlos Cantillana a coffee

More from Juan Carlos Cantillana